You are currently viewing Despertar con el cantar de un gallo

Despertar con el cantar de un gallo

Llueva, truene o relampaguee amanecerá de nuevo y el sol se apoyará sobre el horizonte para iluminar al naciente día. Siempre anunciado por el cantar de un gallo, de cualquiera, de todos. Claro está, un requisito indispensable para que exista un nuevo comienzo; es un previo adormecimiento.

Un ciclo natural, sustentado por un equilibrio vital.

No obstante, cuando lo cotidiano en la vida de cualquiera muta hacia lo limitado, se convierte en un claro indicador de algún pesado manto que reduce posibilidades. Oscureciendo lo que va apareciendo.

Y así los conocí: disminuido y ensangrentado. Aún con heridas a la espera de ser suturadas. En ese escenario, fui persona, fui profesional, fui alguien al que se le confió una importante tarea (acorde con su capacidad del momento). En realidad, fui aceptado por lo que era y no por lo que lucia ser.

Propósitos versus objetivos

Algo de lo que atesoro, que de ellos aprendí, es la importancia de avanzar con claridad de camino.

Siento que es justo resaltar, la coherencia que existe entre sus acciones y sus propósitos como empresa, lo que es –a mi manera de ver– una de sus grandes fortalezas. Quizás, la que les ha permitido renovar energías día tras día, inclusive cuando ni siquiera, el sol ha acudido a su cita matutina.

Sin dejar espacio para la duda… Puedo afirmar que: Las condiciones a su alrededor no han sido las mejores; pero tampoco las peores. Solo han constituido sus elementos a aprovechar y a transformar. Se dice simple, aunque no lo es. Más aún, cuando se han asumido con tal determinación la tarea de crear y progresar.

La realidad es que su dinamismo, el mismo que expresa el nombre que los identifica: Dynamics… Dynamics de Venezuela. Los ha mantenido siempre activos. Llenos de objetivos supeditados a su principal motivo… Servir como estructura de salud integral para la comunidad.

Paciencia y perseverancia

De nuevo… La identificación de su gente con su razón de ser, les ha permitido esperar y entender cuándo actuar. Así como, desarrollar la habilidad de intuir los momentos en los que deben crecer en creatividad. Haciendo gala de su notable perseverancia, la misma con la que han fundado los pilares de una propuesta de salud, rica en trascendencia.

Muchos años de ininterrumpida fe, les han permitido construir poco a poco las fundaciones necesarias de un gran proyecto con impacto vital. 

Claro está, la incertidumbre ha sido un factor inseparable durante todo su recorrido, sin embargo nunca los ha detenido. En cada etapa, nuevas formas de pensar han abierto sus mentes generando frescos y mejores pensamientos. 

Su paciencia sintonizada con su perseverancia. Les ha garantizado un verdadero crecimiento pero no solo como empresa, sino también como un gran ejemplo de una admirable proeza.

¿De qué forma no se podría encontrar inspiración en tal hazaña? Por mi parte, me confieso fanático de sus faenas, por esa razón los acompaño… aprendo y comparto –por entero– lo positivo que puedo.

Todo tiene su momento

El cantar de un gallo

Cabe resaltar, que no siempre he sido así, por lo menos con la seguridad con la que hoy escribo, lo que pienso y siento…

Cuando mis ideas se sabían aplastadas por mis temores, sobreviviendo a mis miedos y al terror de una vida sobre una silla… En esos tiempos, abundaban los pesados lastres que yo mismo me obligaba a acarrear.

Permanecía disminuido y adormecido.

No obstante, escuché con nitidez el llamado que me hacía la vida a través de la oportunidad que Dynamics me ofrecía. Sin prejuicios, sin etiquetas, sin condiciones que me limitaran más, de lo que yo mismo decidía. Esa confianza fue la que junto a unas a cuantas toneladas de respeto por la diversidad escuchó mi alma como el cantar de un gallo anunciando un nuevo comienzo. 

el cantar de un gallo 2

Un hashtag esencial

La primera conferencia que compartí con este grupo de innovadores –vitales– la llamé «Escalando un sueño» en ella exploramos las claves que nos llevaron a coronar por primera vez en Latinoamérica, una montaña de más de cien metros de altura sin el uso de las piernas. Como es de imaginar, la integración, la confianza y la perseverancia del equipo que osó ese inédito sueño, fue total. De igual magnitud, al respeto con que me recibieron en la sala de conferencias donde días antes exhibían decenas de modelos de sillas de ruedas.

Opciones para todo tipo de condiciones

Ese día, en ese espacio lleno de oportunidades me sugirieron que utilizara el hashtag #JuntosPodemos el mismo que ellos asumían como parte de su día a día. La sintonía fue inmediata y tónica.

Un sentimiento profundo y auténtico percibí al finalizar mi ponencia y corear todos unidos…

¡JUNTOS PODEMOS¡

Allí entendí que había llegado a donde quería ir… a donde quería estar para crear y compartir todo lo positivo que pudiese vivir…

La importancia de estar ahí no radica de donde vienes sino a donde vas…

gsmetas

Deja un comentario