Vivir la pluralidad

Vivir la pluralidad

Todos de alguna manera en algún momento de nuestras vidas formamos parte de una minoría. De un grupo de personas con características o herramientas diferentes a otro. Esto trae inmediatamente un dilema…

 

¿Integrarnos o aislarnos?

 

Parece evidente la respuesta de esa interrogante. Sin embargo, la realidad es que muy comúnmente vemos y en algunos casos ignoramos – el aislamiento de sectores importantes de nuestra sociedad. Simplemente porque se perciben barreras (reales o no) que se interponen entre sus posibilidades de aportar algo positivo y las necesidades de contribución que constantemente tiene la sociedad.

la pluralidad gsmetas 6
La diversidad de nuestro equipo permitió sumar aproximaciones que nos ayudaron a generar las mejores soluciones.
Volando: @luzzanazuhay
Al lente:
@martingoncalvesg
En el piso:
@gsmetas

En el mundo que entramos todos

En nuestras aventuras siempre hemos querido y requerido acompañarnos por habitantes locales (originarios del sitio que vamos a explorar), conocedores de la cultura del lugar y guardianes de la sabiduría popular.

En todos los casos hemos llegado a cada remoto paraje con una aproximación para resolver los conflictos e imprevistos que intuimos estarán por venir. Sin embargo, la realidad es que siempre, los inesperados obstáculos y las monumentales barreras son analizadas y superadas gracias al aporte inmensurable, de seres humanos con una diversidad de pensamiento tan grande como las distancia que separa sus hogares.

la pluralidad gsmetas 8
El gran Cheque sacando del agua ese par de atunes

En El Yaque, un pescador nativo de ese pueblo “Cheque“ nos confrontaba a Diony Guadagnino y a mí, al momento de subirnos amarrados a su peñero para poder regresar a la orilla, luego de haber navegado juntos y amarrados en windsurf, Diony y yo. Un desafío probablemente realizado por primera vez en el mundo, en esa ocasión. Nosotros ya completamente fatigados y a la vez aún muy emocionados, vimos como una muralla prácticamente infranqueable, la altura que distanciaba a  nuestros cuerpos (flotando sobre el agua) con la alta borda del peñero de Cheque. Nuestro amigo, con gran naturalidad y espontaneidad nos dijo con voz fuerte y decidida, “con todos los atunes que he montado en mi nave, dos más no es gran cosa“ nos reímos desde el corazón con el símil que él había hecho entre los atunes y nosotros. Nos animó a hacer ese esfuerzo final y salvar juntos, los tres el importante desnivel entre la borda y el nivel del mar.

la pluralidad gsmetas 7
La nobleza de Amador solo comparable con su capacidad para leer el mar

 

En la costa del Estado Aragua otro pescador y en este caso, también nadador de aguas abiertas, me llenaba de herramientas y de confianza en mí mismo para poder atravesar el fuerte oleaje de Playa Grande en Choroní con mi tabla de Paddleboard Prone (variante del SUP, en la que se desplaza acostado o arrodillado). Amador, me explicaba cuidadosamente la secuencia que traían las olas, me revelaba los posibles caminos a tomar, para no enfrentar erradamente la fuerza del mar. Amador sabía que mis piernas no se moverían y que si las olas las tumbaban, todo se complicaría. El respeto por el mar, por las habilidades humanas y la nobleza de este gran compañero de aventuras, nos inspiró, contagiándonos una esencial confianza que finalmente revalorizaría exponencialmente la experiencia, por lo aprendido y por lo vivido junto a él.

Al regreso, cuando observé los videos de mi salida de la playa, pude descubrir como fue el momento de atravesar el set de olas. Ví con mis ojos humedecidos, totalmente conmovido como ese hombre, Amador nadaba detrás de mí, resguardando y verificando que no tuviese ningún problema al enfrenar las olas. Acompañándome de cerca sin que yo lo supiera hasta que hubiese pasado las enormes masas de olas rompiendo una tras otra, y estuviese a salvo mar adentro. Listo para comenzar la ruta de la carrera en la que yo participaría para apoyar el magnífico trabajo que vienen realizando mis amigos de Paraiso Choroní.

A otra altura totalmente diferente, con una introspección casi inquebrantable y una descomunal vocación de servicio combinada con un respeto por el prójimo que no conoce de condiciones. Nelson, nuestro guía líder, quién nos ayudaría a llegar desde Gavidia hasta Canaguá, cuando me vió y entendió que yo no usaría mis piernas para rodar el Camino Real de Carrizal, le dijo claramente a Daniel, que no lo podría hacer, que no era factible realizarlo de esa manera. Sin embargo, la convicción de mi amigo de Climbing Venezuela convenció a Nelsón de que lo lograríamos. El accedió, no por estar de acuerdo sino por su inmensurable capacidad para brindar sus energías (por cierto inagotables) al servicio de sus responsabilidades convenidas. El caso es, Nelsón a poco menos de la mitad del recorrido que nos llevó cuatro días, ya era uno más de nosotros… Integrándose, fabulosamente al equipo y permitiendo que toda su herencia cultural fuese incorporada a la pasión del grupo de aventureros que habíamos ido hasta allá para explorar nuestras posibilidades más allá de nuestros propios límites y temores.

la pluralidad gsmetas 9
Desbordando Orgullo. Estoy seguro que saben…quien es Nelson.

 

Nuestras experiencias fortalecen ese pilar de vida, el respeto por la diversidad, valor humano que nos une a cada uno de los aventureros con los habitantes locales de los sitios que exploramos. Descubriendo con nuestras anécdotas y herramientas, los pequeños aportes que podemos ofrecer a la vida de cualquiera que se conecte con ellos.

 

La integración y la fortaleza del desempeño

No se puede hablar de unión sin antes enlazar y calibrar, la escala de valores que maneja, cada uno de los individuos que optan por integrar sus cualidades y sus recursos para aumentar sus posibilidades. Por supuesto, los valores personales son esos códigos de ética con los que esa persona ha debido apuntalar todo lo que haya edificado.

Esos casos donde la coherencia entre lo dicho y lo hecho es evidente, permiten descubrir y enlazar frecuencias que se integran, independientemente de las apariencias que teóricamente las alejan.

El punto es… En la medida que dejamos en descubierto nuestro sistema de valores y lo ofrecemos a nuestros entornos. La conexión con otros individuos de similar estructura de principios será inminente y tendrá la perfecta oportunidad de hacerla trascendente. Reforzando esa poderosa y contundente máxima… Todos tenemos algo valioso para aportar, solo hace falta conectar e integrar para que finalmente, juntos podamos evolucionar. 

La perseverancia descubre las opciones que la constancia convierte en soluciones
Foto por @marianosfiligoy
La Cueva del Toro

Suscríbete a nuestro sitio web

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario