¿Vivir o Existir?

¿Vivir o Existir?

Una vez que desperté del coma de más de veinte días pude entender que había sobrevivido, que algo muy devastador me había sucedido.

Sin embargo, todo parecía indicar que aún seguiría un tiempo más en esta dimensión… Ahora bien, de la misma manera que podía comprender que continuaba con vida, también podía fácilmente intuir que todo había cambiado, que ya nada sería como antes y me preguntaba constantemente, de muchas maneras diferentes…Con esta nueva condición física (para ese momento me impedía hacer independientemente casi cualquier acción) de vida,
¿Podría continuar en un apasionado vivir ó se convertiría en un traumático existir?
¿Vivir o existir? gsmetas 05
Foto por @teppasrockphoto

El ritmo de la vida

El fluir de nuestro existir esta minado de constantes regalos de vida que iluminan y fortifican a nuestra alma con una diversidad de herramientas personales que nos permitirán – afrontar y sanar – cualquier tipo de afección que podamos – imaginar- .  Sin embargo, ese fluir no siempre nos ayuda a sentir que el vivir es una experiencia de inigualable valor; única, irrepetible y que produce una sensación de gratitud de inmensurable magnitud.
El fluir por la vida no es un avanzar, sin ningún obstáculo que superar. Esa afirmación no es nada sorpresiva para cualquier ser vivo. Paradojicamente, en el momento de afrontar una nueva barrera, una inesperada ausencia, un cambio repentino de ritmo, parece sorprendernos su existencia e inmediatamente nos aferramos a no adaptarnos y mucho menos a aceptarlo y mejorarlo.

Un rio caudaloso nunca esta exento de rocas, de ramas, de meandros que lo obliguen a modificar temporalmente sus corrientes, a acelerar o frenar su ritmo, básicamente a adaptarse a esta situación para continuar ligera o enormemente modificado, con su avanzar hasta su destino por llegar. Bajo esta analogía, valdría la pena preguntarnos…

Si sabemos que todo camino tendrá obstáculos hasta nuestro destino, las adaptaciones, las mejoras, los cambios que tengamos….
¿Podrán ser considerados parte del esperado fluir para avanzar?  
¿Vivir o existir? gsmetas 06
Foto por @marianosfiligoy

El propósito que nos separa del solo existir

El existir es un acto casi estático, donde la inercia hace el gran peso del camino. Donde la corriente determina nuestro destino. En este proceso, la magia del vivir esta relegada a un segundo plano para dejar espacio a un cúmulo de inesperados, que colman nuestro existir.
Como es de esperar esta lista de imprevistos, de modificaciones, de complicaciones – se hace interminable y creciente – a medida que el tiempo va pasando y esfumando. Dejando atrás, oportunidades, momentos espectaculares, interesantes movimientos hacia nuevos pensamientos que permitan establecer mejores realidades.
Sin duda alguna, el existir consume las energías que necesitamos para multiplicar nuestra alegría. Con la peligrosa condición de no producir nuevas y frescas dosis del vigor que enriquezca de herramientas, nuestro preciado y condicionado vivir.
Cuando la verdadera meta es disfrutar el camino a ella…
¿Vivir o existir? gsmetas 03
Foto por @marianosfiligoy

 

Kilómetros que aumentaban con el avanzar 

El Morichal Largo es un caño del Delta del Orinoco de inigualable belleza y de absoluta pureza. Prácticamente nada que no provenga de la naturaleza lo transforma. Durante ilimitados tiempos ha surcado con su poderosa corriente, las sinuosas riberas de la gigantesca Reserva Natural de Morichal Largo.
Siempre ha sido testigo de la más perfecta fauna y flora que tanto en tierra, como en sus oscuras aguas, como en sus inolvidables cielos habita este sitio tan particular y espectacular del Delta del Orinoco.
Lo recorríamos sobre nuestra curiara de tres puestos con gran entusiasmo y gratitud. Siempre acompañados de nuestro amigo Rodrigo quien sobre su kayak amarillo aumentaba aún más, la inmensurable energía del momento y del lugar. También muy cerca de nosotros, un equipo de grandes personas que nos apoyaban dentro y fuera del Morichal Largo para que en tres días de navegación pudiésemos estar entregando preciadas – herramientas de vida a más de una centena de maravillosos niños waraos de la población de Winamorena– .
¿Vivir o existir? gsmetas 04
Foto por @marianosfiligoy
El transcurrir de las largas horas por palear estaba plagado de innumerables detalles que podrían exigir el mejor suspiro de alegría y de satisfacción.
Igualmente, por no poco tiempo, imprevistos, barreras o la nociva incertidumbre, se encargaban de teñir el más perfecto paraíso en un lugar donde la acción de remar para avanzar era la única que contaba, ya que con ella es que podíamos continuar y alejarnos de ese lugar o de ese instante.
Sin embargo, con la distancia del tiempo y de los kilómetros ya recorridos y vividos, reflexiono…
En ese perfecto fluir del Morichal Largo, atestado de incomparable belleza y de minutos de gran tensión que desafiaban cualquier certeza. En ese perfecto caño, que me confrontó claramente con el dilema de ¿Vivir o Existir? Con la dualidad de avanzar con conciencia – del propósito que nos va a motivar – versus de avanzar – solo para pasar de lugar, de momento, de situación o simplemente para escapar de cualquier complicación- .
¿Vivir o existir? gsmetas 02
Foto por @ephcto

Una razón para vivir y no solo para existir

Como todo río, como todo caño, el Morichal Largo tiene una razón que alimenta el corazón de todo ser vivo que lo frecuenta o que simplemente tiene el privilegio de conocerlo.
El fluir de todo río radica en el vivir de las aguas que algo mayor va a recibir 
Sus oscuras aguas, llenas de vida, en constante y eterno movimiento alimentaran una y otra vez a peces, mamíferos, reptiles, insectos, algas, árboles, pájaros, de un sin fin de oportunidades de crecer, de alimentarse, de reproducirse, inclusive de apartarse del plano terrenal para dejar pasar nuevas generaciones y opciones que permitan una continua evolución.
Así fluye, así vive a plenitud el Morichal Largo cada uno de sus días, con la misma fuerza que cada uno de nosotros puede encontrar en su fuente particular de energía. Con la que va a avanzar hacia su propósito, hacia su destino y con el que se va a alejar de toda posibilidad de convertir ese afortunado trayecto en un proceso de consumir en vez de, crear y multiplicar razones para mejorar y compartir.
La fluidez de nuestro vivir será proporcional a la certeza de nuestro destino, acompañada de la nobleza multiplicada al compartirlo 
¿Vivir o existir? gsmetas 10
Foto por @marianosfiligoy
Foto por @teppasrockphoto

 

 

 

Deja un comentario