LA PACIENCIA Y LA EFICIENCIA • Herramientas de trascendencia

LA PACIENCIA Y LA EFICIENCIA • Herramientas de trascendencia

Suscríbete a nuestro sitio web

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

La distancia que separa a ese imprescindible valor humano, la paciencia con la necesidad individual de eficiencia tiende a disminuirse en la medida que – las posibilidades reales de éxito – son siempre consideradas y nunca ocultadas por la nociva capacidad de esperar calmadamente, sin actuar adecuadamente.

En este orden de ideas también es útil reflexionar sobre la perseverancia. Un preciado componente que fortalece la capacidad de crear nuevas opciones, de esas que progresivamente van a construir, las esperadas soluciones. Justamente ahí radica la posibilidad de avanzar y no solo de esperar…

En la creatividad con la que se vaya desarrollando cada nueva posibilidad.

Se trata en algo similar a colocar en movimiento un enorme buque de gran porte. De esos de más de 200 metros de eslora. Una vez que alcanzan su velocidad máxima, hacen falta varias horas para poder detenerlos en el puerto. Al no tener frenos, solo el aminorar la marcha y alguna corriente en contra, será lo que progresivamente los podrá detener. Eso mismo sucede con ese trio…

La paciencia, la eficiencia y la perseverancia

Al ser activadas y colocadas en marcha. Todas trabajando en sincronización, todas apuntando a la misma dirección. Se obtendrá una inercia difícilmente detenible. En ese momento, la paciencia estará activamente ayudando a la eficiencia. Todo gracias a la perseverancia con que se vayan creando las condiciones para que todo (en su debido momento) mejore.

la paciencia y la eficiencia 6
Foto por @ansosar

Al borde de la roca

Ese estado de sincronización entre la paciencia, la eficiencia y la perseverancia cohabitará irremediablemente con obstáculos que incrementarán una pesada incertidumbre, de esa que adquiere magnitudes similares a la de nuestro buque de gran porte. Desarrollando así, un sentimiento de ansiedad que podría complicar el equilibrio esencial de ese trio estratégico.

Hace no muchos meses, estaba junto a mis hijos Sofía, Sebastián y mis inseparables amigos de Climbing Venezuela siempre liderizados por mi hermano de vida, Daniel Macedo en el borde de una sinuosa roca que me lanzaba a un vacío de varias decenas de metros para que juntos realizáramos…

Los tres conversábamos calmadamente las posibilidades que teníamos para sacar mis ruedas pequeñas de la roca, una vez que mis ruedas grandes estuviesen en el aire.
Los 3 conversábamos calmadamente las posibilidades que teníamos para sacar mis ruedas pequeñas de la roca, una vez que las grandes estuviesen en el aire Foto por @climbingvzla
– El primer descenso de barranquismo sobre una silla de rueda en Venezuela –

La incertidumbre era más que evidente, mientras que mi ansiedad hacia disminuir mi paciencia para esperar, calmada y concentradamente el momento adecuado para tomar la cuerda y comenzar a bajar dentro de la vigorosa cascada de Petaquire. Sin embargo, sabíamos que no eran muchos detalles los que podríamos resolver antes de poner mis ruedas en el aterrador punto entre – el apoyo sobre la roca y el abismo dentro de la cueva –

 

Por supuesto, todos los detalles de seguridad fueron minuciosamente verificados y armados por Daniel y su equipo. Ya mis hijos habían bajado, luego de superar fabulosamente el dilema entre sus propios deseos y sus temores, al realizar por primera vez en sus vidas, un descenso de esa magnitud y en esa condiciones.

Foto por @climbingvzla

Lo que me quedaba era observar (no era mucho lo que me podía mover en ese relieve prohibido para rodar) atentamente el procedimiento de preparación para que a medida que avanzábamos y nos deteníamos, por nuevos desafios que resolver. Nuestra calma y nuestra paciencia le dieran estructura y fortaleza a la eficiencia de nuestra inédita experiencia.

El punto clave fue cuando mis ruedas grandes dejaron la roca y mis ruedas pequeñas aún se anclaban con descomunal fuerza en la porosa superficie.

Mientras mi cuerpo se invertía, ya con mi cabeza apuntando hacia la oscura y húmeda cueva – Estaba tan aterrado como concentrado – Necesitábamos calma y paciencia para que Daniel, Luisito y yo con la confianza en nuestros equipos y en nosotros mismos, encontráramos los movimientos, las palancas y las acciones que dejaran a mi silla y a mí, colgando en la cuerda que nos enseñaría como…

El control interno es el componente esencial para que cualquier descomunal tensión, pueda ser superada con la correcta solución

Con el mundo al revés, solo la calma y la respiración consciente pudieron darme las herramientas necesarias para poder adaptarme a tal inversión de todo.
Foto por @nikkifloridia

Nuestra realidad

No puedo reflexionar sobre estos aspectos sin dejar de mencionar la injusta e inaceptable situación por la que estamos pasando millones de habitantes de nuestro hermoso país – VENEZUELA

Foto por @orhernandez

Los requerimientos de paciencia a los que estamos obligados a desarrollar, adquieren magnitudes titánicas. Sin embargo, pueden ser tan grandes que difuminen los bordes que definen la paciencia positiva y efectiva por una paciencia bastante nociva.

La falta de paciencia esta directamente asociada a la carencia de motivación y con ella, la subsecuente falta de acción. Volviendo a ese gran buque o a ese borde sobre la roca… Es la perseverancia, repleta de creatividad la que conduce a la acción. A la espera activa, depositando todos los días nuestra mejor opción…

¿Cuál podría ser nuestra mejor opción?

Sin dudas, corren mundos individuales los que forman todos los elementos necesarios para tomar la mejor decisión. Ahora bien, independientemente sea cual sea cada solución de cada individuo. Todas pasan por un proceso de preparación, por un trayecto donde lo mejor que cada quien puede hacer… Es entregar en nuestros entornos inmediatos, en nuestras realidades individuales la mejor versión de nosotros mismos, en lo que mejor sepamos hacer.

Cada quien tiene sus herramientas, sus talentos y sus propósitos… Si son utilizados paciente y perseveradamente con coherencia, entre lo que reclamamos, lo que queremos y lo que hacemos, en ese entonces estaremos por mejorar todo lo que vayamos a afectar. En ese momento, indefectiblemente, en ese lugar de coherencia…

 • Podrá existir una provechosa paciencia, fuerte y repleta de perseverancia, de esa que es verdaderamente transformadora y llena de eficiencia
Mis hijos y yo, juntos, felices, realmente agradecidos con la vida y con los amigos de @climbingvzla por tanta alegría Foto por @climbingvzla
Foto por @climbingvzla
Uno de esos saludos de satisfacción que nunca se olvidan, con mi gran amigo Daniel Macedo Foto por @climbingvzla

 

Suscríbete a nuestro sitio web

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario