Farallón Centinela • La inmersión con mano-aletas

Farallón Centinela • La inmersión con mano-aletas

La distancia que separa al Farallón Centinela, la formación rocosa que en pocos días exploraremos bajo el agua es medida en unidades de confianza, integración y pasión por mejorar.

El farallón despierta solitario en un mar de fuertes corrientes que lo resguardan y al mismo tiempo, lo plenan de la maravillosa fauna submarina que atiende a este insólito punto que emerge a poco más de 25 kilómetros al norte de Cabo Codera en el estado Miranda. Son muchas vueltas la que ha dado mi vida hasta permitirme acercarme a esta oportunidad de profundizar en viejos temores plenamente vigentes.

¿Qué puede ser lo que siempre nos atrae a esos vacíos en el estómago que nada lo distrae?

 

[icon name=”certificate” class=”” unprefixed_class=””] El nacimiento

Hace ya más de dos años que nos propusimos bucear el Farallón Centinela aún sin poder usar mis piernas, sin tener la posibilidad de aprovechar nuestras dos alargadas estructuras que nos permiten caminar y en este caso, nos dan la oportunidad de avanzar con las imprescindibles aletas, las fieles compañeras de todo viaje a las profundidades del mar, más aún cuando contra fuertes corrientes habrá que luchar.

Dos años de monumentales cambios, de reformulación de priorirades mezcladas con la solución de un sin fin de nuevos retos que generan ineditas realidades. Sin embrargo, el Farallón Centinela siempre ha estado ahí, sólido y disponible para ser explorado por quien tenga la firme concepción que luego de haberlo recorrido seguramente algunas cosas habrán mejorado.

Como todo, una chispa, un destelló generó el embrión que permitiría largas conversaciones y discusiones sobre el propósito de una tarea como esta en mis actuales condiciones físicas. Desde el principio, la claridad de que la profundidad, la amable hostilidad de las condiciones del lugar y la necesidad de hacer un equipo de exploradores basado en la experiencia, la confianza y la pasión por aportar legado positivo en la vida de otros, le darían un valioso tamiz de razones para generar nuevos pensamientos y opciones a las condiciones actuales de la vida de suficientes personas como para que esa semilla valga la pena abonarla, acompañarla cuidadosamente para repartir la cosecha.

 

[icon name=”certificate” class=”” unprefixed_class=””] La inmersión

 

Suscríbete a nuestro sitio web

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario