El momento de emprender o de acompañar

El momento de emprender o de acompañar

La devastación y la contundencia de los cambios, aunada a la certeza de esta nueva e inesperada condición, congelaba todas mis energías para iniciar cualquier tarea que me propusiese desarrollar. 

Fueron meses donde la ansiedad, la desesperanza y el temor monopolizaban cualquier tímido intento por vivir y no solo por existir, donde no encontraba ningún camino para descubrir el momento de emprender o de acompañar algún importante objetivo que me ayudase a estabilizar. Sin embargo, en ese pasar del tiempo no era de sorprender que existiesen numerosos motivos que inspirasen nuevos pensamientos que determinaran acciones y direcciones que podrían generar soluciones. Una vez con ellas en mente, debía que activar recursos para hacer que esas metas se  pudiesen concretar en algo real.

[icon name=”check-circle” class=”” unprefixed_class=””]
Transformar inspiración para soñar,
en motivación para avanzar.
[icon name=”check-circle” class=”” unprefixed_class=””]

 

¿Puedes imaginar comenzar un gran proyecto para ti, sin una fuente de inspiración que despierte la motivación necesaria avanzar aún cuando todo parezca debas parar?

momento de emprender o de acompañar 4
Foto por @ephcto

[icon name=”certificate” class=”” unprefixed_class=””] La forma de arrancar

De todos los elementos que conforman las herramientas imprescindibles para determinar el momento de emprender o de acompañar un importante objetivo, aparece en primer término, la inspiración, comprendida como la energía que traslada una espontánea y renovadora – chispa creativa – en un propósito que convierta esas emociones en una secuencia planificada de acciones.

Ahora bien, no siempre se trata de crear o inventar, en muchos casos será mejor acompañar y aportar valiosas cualidades individuales para cooperar a convertir esos objetivos grupales en logros de equipo con trascendencia que mejore entornos.

momento de emprender o de acompañar 1
Foto por @luiscolominephoto

[icon name=”certificate” class=”” unprefixed_class=””] Lo valioso de unir

La vida me ha enseñado con diferentes intensidades que cualquier vertiente que tienda a aislar intenciones comunes tendrá sus días contados, sin poder trascender en el tiempo y seguramente, sin generar los esperados resultados. Todo objetivo sin importar su tamaño y mucho menos su motivo, pasa por un interminable proceso donde innumerables componentes lo impactan; impulsando, deteniendo o desviando su camino.

momento de emprender o de acompañar 2
Foto por @marianosfiligoy

Ahora bien, estos elementos que afectan todo destino, pueden ser administrados y controlados por equipos de trabajo que juntos, logren sintonizar frecuencias para así lograr que la suma de energías más el control de los componentes del entorno, puedan dar como resultado, una meta lograda.

[icon name=”check-circle” class=”” unprefixed_class=””]
Nadie construye una torre solo…
Nadie alcanza una cumbre solo.
[icon name=”check-circle” class=”” unprefixed_class=””]

Esa fuente de inspiración que dibujó las primeras rayas de un sueño. De un deseo con un posible propósito, exigiría una travesía por recorrer. En ella, siempre existirán personas que nos van a acompañar desde múltiples distancias y momentos. Este trayecto podrá tener una camino ya iniciado en el que podamos aportar nuestras herramientas personales para continuarlo o también puede ser un sendero inédito, totalmente nuevo… Listo para ser creado, para generar novedosas maneras donde depositar eso que venimos a entregar.

En todo caso, sea el momento de emprender o de acompañar, la inspiración que nos hace avanzar nos inicitará a resaltar lo valioso de unir elementos, personas, experiencias o intenciones como medio imprescindible para crear todo lo que nos permita mejorar.

momento de emprender o de acompañar 5
Foto por @marianosfiligoy

[icon name=”certificate” class=”” unprefixed_class=””] Del caminar al rodar

No creo que se pueda iniciar el camino que permita alcanzar nuevas metas con visiones realmente diferentes a como se vienen haciendo hasta el momento, sin experimentar importantes cantidades de temor, de ansiedad o de incertidumbre. Aún cuando se tomen en cuenta al máximo los detalles, al momento de emprender o de acompañar una nueva travesía hacia un nuevo destino, siempre habrá que compartir caminos con dos fuerzas antagónicas,  una  que empuja a hacer y otra que tiende a detener.

Es la convicción que se deriva de esa – inspiración inicial – la que luego será convertida en la – motivación que fortalece –  a la mente y al alma, necesaria para innovar y crear ese componente intangible… La magia de darle vida a nuestros sueños que junto a la contundencia de su  propósito unirán energías que iniciaran el periodo de creación, para luego continuar con el de transformación y seguidamente al de renovación.

momento de emprender o de acompañar 7
Foto por @luiscolominephoto

Una y otra vez, etapas que se repiten o al menos, que se deberían repetir para poder encontrar el momento de emprender o de acompañar un nuevo proyecto por el que valga la pena trabajar.

No hubo un pasador de encendido y de apagado el que en mi caso activó la determinación que me permitió controlar progresivamente esa sensación de opresión, que terminaba por detener cualquier intento de optimismo. Para emprender este tipo de travesías se requiere avanzar con la certeza que no se conocerá el momento exacto donde todo comenzará. De hecho, se trata de una acumulación de vivencias, todas  asimiladas con una actitud de vida similar. Sin darle demasiada relevancia al grado de impacto que generen. Esto es valido tanto para los elementos llamados positivos como para los componentes considerados como negativos.

La conciencia de estar en un proceso – de transformación – o de – creación – debe ser siempre acompañada con la certeza de que el propósito en pleno proceso de maduración (es importante señalar que ese propósito se construye con el tiempo) sufrirá golpes que dolerán y empujones que alegrarán.

Comencé por las actividades que consideraba esenciales para recuperar un ritmo razonablemente coherente de mi vida… Trabajar, amar, cuidar, acompañar. Sin embargo, sabía que debía inyectarle nuevas formas de energías frescas y coloridas a mi existir. Pronto fui intuyendo que se trataba de compartir… No estaba seguro, pero lo podía sentir.

El esperar señas que se puedan tocar, ver o escuchar puede ponernos en una situación muy peligrosa de desesperación.

Todo se fue decantando hacia el sentir … realmente pude entender que al,

[icon name=”check-circle” class=”” unprefixed_class=””]
Dejarlo fluir, podía intuir hacia donde quería ir
[icon name=”check-circle” class=”” unprefixed_class=””]

Pronto, después de comenzar a avanzar tímidamente mientras aprendía a rodar, entendí que al mar debía regresar…

Allá fuí, directamente a tratar de recuperar. Comenzando con las actividades que hacía antes de mi accidente.

Necesitaba volver a navegar, montarme en un kitesurf, bucear y ¿por qué no? quizás pararme en un windsurf.

Mi mente ocupaba cualquier cantidad de espacio para crear alternativas y juntar almas que quisieran ayudar. Al poco tiempo, noté que los viejos y los nuevos amigos que se incorporaban a estos complejos desafíos sin referencia previa en el país (nadie los había hecho en estas condiciones) estaban abiertamente trabajando y empujando a que yo lo pudiese lograr y no lo hacían solo por ayudar. Cada quien se apropiaba de ese objetivo tomándolo para sí mismo. Con él trabajaban internamente algún proceso individual por mejorar. Así pude comprender que ya no se trataba de…

[icon name=”check-circle” class=”” unprefixed_class=””]
Recuperar algo, sino de reinventar todo
[icon name=”check-circle” class=”” unprefixed_class=””]
momento de emprender o de acompañar 11
Foto por @luiscolominephoto

Deja un comentario